PAGO DEL CRÉDITO - SUSPENSIÓN DEL COBRO

No. Si actualmente estás cesante o desempleado, debes completar y enviar un formulario disponible permanentemente en www.ingresa.cl, para solicitar que se suspenda el cobro de tus cuotas del CAE.

Solicita la suspensión, en cualquier momento del año, AQUÍ.

Consiste en la posibilidad de solicitar que no te cobren las cuotas de tu Crédito durante 6 meses (renovables por igual período, presentando una nueva solicitud), si es que perdiste tu empleo o no has encontrado alguno. Si estás en una de esas dos situaciones, también deberás acreditar, si es del caso, que los ingresos de tu cónyuge, conviviente o conviviente civil son insuficientes como para cumplir el compromiso de pago de tu Crédito.

Podrás solicitar el beneficio desde el mes anterior al inicio del cobro de tu Crédito, o bien, si ya estás pagando el CAE, en el momento en que lo necesites, pues el Formulario de Suspensión de Pago de Pago está permanentemente disponible en www.ingresa.cl

Sí. Para pedir la suspensión tendrás que acreditar tu situación de desempleo. Si estás casado(a) o conviviendo, también tendrás que confirmar que los ingresos familiares resultan insuficientes para pagar las cuotas del CAE.

No. El beneficio consiste en la suspensión y postergación de las cuotas; por lo tanto, el pago de las mismas será exigido al final de tu calendario de pago.

Ten presente que las cuotas que hayan sido postergadas, no podrán ser suspendidas nuevamente. Sin embargo, cuando te corresponda pagarlas, podrás solicitar que sean rebajadas al 10% de tu renta.

Podrás acceder a la Suspensión del Pago del Crédito, siempre que tengas una mora no mayor a 45 días corridos desde que venció tu última cuota. De obtener el beneficio, éste aplicará por 6 meses, partiendo por la primera cuota impaga.

Para obtener ese beneficio, deberás completar el formulario de suspensión de pago, disponible en www.ingresa.cl, acreditando tu incapacidad de pago (carencia de cualquier tipo de actividad remunerada) y los ingresos de tu grupo familiar, si eres casado(a) o estás conviviendo.

En el formulario, tendrás que registrar:

  • Tus antecedentes personales y de contacto, así como tu tipo de Previsión Social y de Salud.
  • Tu situación familiar (soltero; casado; si estás conviviendo o suscribiste un Acuerdo de Unión Civil).
  • Los documentos que acrediten tu condición de cesantía o desempleo e ingresos percibidos.
  • Si corresponde, los datos y renta de tu cónyuge, conviviente o conviviente civil.

Revisa qué documentos necesitas y cómo obtenerlos.

¡Importante! La documentación que adjuntes al formulario debe estar vigente (no más de 30 días desde su fecha de emisión), a excepción del finiquito de trabajo y/o carta de despido, que pueden tener una fecha anterior.

Porque la ley establece que para otorgar este beneficio, el solicitante debe acreditar tanto su situación de cesantía o desempleo como los ingresos percibidos por su grupo familiar.

Tu petición será rechazada, si:

  • Los documentos que adjuntaste presentan errores. En tal caso, tendrás 4 días para corregir la información. Si cumplido ese plazo no haces los cambios requeridos o los documentos que adjuntas, vuelven a tener reparos, tu solicitud será rechazada.
  • Tienes una morosidad mayor a 45 días, al enviar la solicitud.

El rechazo será notificado por correo electrónico e inmediatamente se habilitará el formulario para que presentes una nueva postulación. Ten presente resolver los problemas que tuvo tu solicitud anterior, para que cumplas con las exigencias y requisitos establecidos en la normativa.

Sí. Puedes renovar el beneficio, mientras cumplas las condiciones legales para obtener la suspensión de pago. Para eso, deberás presentar una nueva solicitud, un mes antes de que termine la vigencia de la suspensión anterior. Por ejemplo, si tu última cuota suspendida vence en junio, podrás solicitar la renovación del beneficio por otros seis meses, a contar de mayo.

¡Importante! Las cuotas postergadas se trasladarán al final de tu cuadro de pago y no podrán ser suspendidas nuevamente. Sin embargo, cuando te corresponda pagarlas, podrás solicitar que sean rebajadas al 10% de tu renta.

No. La suspensión del pago de tus cuotas se aplicará durante los seis meses por los que te fue otorgada.

No. En tu caso, puedes solicitar que tus cuotas sean rebajadas al 10% de tu renta bruta promedio de los últimos 12 meses. Por ejemplo, si tu cuota es de $35.000, sin embargo tu renta bruta promedio en el último año ha sido de $270.000, podrás pagar cuotas de $27.000 (el 10% de tu renta). La diferencia con la cuota original la subsidiará el Estado y no tendrás que devolverla más adelante.

¡Ahora puedes solicitar la Rebaja de Cuotas al 10% de tu Renta en cualquier momento del año! Ten presente que si envías la postulación a comienzos de mes y los documentos que adjuntas al formulario NO presentan reparos, el descuento aplicará desde tu siguiente cuota. Si solicitas el beneficio hacia fines de mes, aplicará en la cuota subsiguiente.

Más información AQUÍ