UNO DE CADA CINCO ALUMNOS DE EDUCACIÓN SUPERIOR ESTUDIA CON CRÉDITO

29.03.2010

1Avances y proyecciones de este sistema de financiamiento estudiantil fueron presentados por Alejandra Contreras, Directora Ejecutiva de Comisión Ingresa, el 21 de abril, en el acto inaugural del Año Académico de las Instituciones Santo Tomás con sede La Serena.

Uno de cada cinco alumnos que cursa una carrera en la educación superior, lo hace con apoyo del Crédito con Garantía Estatal para Estudios Superiores, que es en la actualidad la principal ayuda estudiantil del Estado en cuanto a número de beneficios asignados anualmente y respecto del volumen de recursos involucrados (públicos y privados).

Desde su puesta en marcha, en 2006, cerca de 250 mil alumnos y alumnas han logrado el Crédito, de los cuales el 84% proviene del 60% de las familias de menores ingresos del país.

Hoy en día, este apoyo financiero concentra por sí solo el 46% del total de recursos públicos y privados colocados en ayudas estudiantiles (M$ 171.054 millones de pesos) y representa el 41% de los beneficios otorgados anualmente por el Estado a estudiantes de educación superior, cubriendo en 2009 a 148.455 jóvenes.

En su exposición, Alejandra Contreras destacó la deserción acumulada de un 7,2% de los beneficiarios del Crédito como uno de los logros del sistema, si se le compara con los datos históricos registrados en educación superior (más de la mitad de la matrícula de institutos profesionales y centros de formación técnica, de acuerdo al Consejo Superior de Educación).

 

Como un referente adicional a las estadísticas de Comisión Ingresa, mencionó el estudio de un instituto profesional (DUOC UC), según el cual la deserción de sus alumnos con crédito es dos tercios menor que la de sus estudiantes no beneficiarios.

 

Hizo presente que esta baja deserción se explica no solamente por el carácter de crédito financiero de esta ayuda, sino también por los mecanismos de apoyo académico que se han generado al interior de las instituciones para retener a los beneficiarios.

 

Obedece además, dijo la ejecutiva, a que este Crédito se hace cargo de que los alumnos se cambian frecuentemente de carrera e instituciones, razón por la cual el sistema otorga al alumno una plazo máximo de 12 meses para reinsertarse en una carrera, antes de declararlo desertor.

 

Respecto de los desafíos del sistema, Alejandra Contreras citó la importancia de adoptar medidas que garanticen la recuperación de los recursos entregados a los alumnos para sus estudios. Planteó asimismo la necesidad de incorporar a nuevos actores financieros al sistema, como las cajas de compensación, los Fondos de Inversión y la opción del Bono Securitizado, de manera de permitir el crecimiento del número de créditos otorgados.

 

 

Santiago, 23 de abril de 2010